El arma más fuerte en la lucha contra las adicciones, el DNI