Clase media: pertenecer ya no es cuestión de ingresos