Afirman que la primavera es el mejor antídoto contra la fiaca y el desgano