5 de cada 10 argentinos consideran que el país tienen que seguir su propio modelo para desarrollarse.